Durante las últimas semanas hemos experimentado numerosos récords en el precio de la luz. Ante esta situación negativa, son muchos quienes se preguntan qué pueden hacer para ahorrar. Más allá de los consejos sobre hábitos de consumo, hay una variable que tiene una gran influencia en la factura: la potencia eléctrica.

Algunas ocasiones la potencia eléctrica es superior a la requerida. Y, de forma fija, sin importar el consumo, aumenta de forma significativa el dinero que dedicamos a cubrir este suministro. Otras veces ocurre lo contrario: es menor a lo necesario y el fusible se cae de golpe.

Pero, ¿cómo puedes saber cuál es la potencia necesaria? A continuación compartimos algunas claves.

Pasos para saber qué potencia eléctrica requieres

Ahora que estamos en los meses más fríos del año, lo normal es que tengamos enchufados y a pleno funcionamiento muchos electrodomésticos a la vez (televisión, radiadores eléctricos, estufas, lavadoras, etc.).

Por lo general, hay dos opciones para conocer cuál es la potencia eléctrica que debemos contratar. O bien, contactando con un electricista u obteniendo la potencia por Internet a través de una calculadora de potencia eléctrica. En ella deberemos indicar algunos parámetros sobre nuestra vivienda en particular, así que te animamos a tener los papeles a mano.

No obstante, un electricista será quien mejor pueda orientarte pues hará un estudio personalizado de la instalación in situ.

Una vez tenemos ese dato es más fácil conocer una estimación del coste de nuestra factura eléctrica.

¿Estás al corriente de cuál es la potencia eléctrica que tienes contratada actualmente? Si la respuesta es negativa, tienes la obligación de revisar este punto.

Además del ahorro, esta información es útil para garantizar un perfecto funcionamiento de todos los electrodomésticos de su hogar y evitar desperfectos por apagones bruscos. Pero si eso ocurre, en AEQualityService estamos a tu disposición.