De acuerdo con la OCU, la Organización de Consumidores, se han extendido algunos mitos falsos sobre los lavavajillas. Conocerlos y comprender la realidad que hay tras ellos es útil para evitar algunas de las principales averías.
Por eso, en las siguientes líneas hemos hecho una recopilación de los 5 mitos más conocidos.

Leyendas urbanas acerca de los lavavajillas

¿Eres de los que mete todo el menaje en el lavavajillas o, por el contrario, lavas algunas cosas a mano? Hay quien asegura que todo puede meterse, pero eso no es verdad. Parte del menaje requiere más cuidado y es preferible lavarla a mano para conservarla durante más tiempo. Por ejemplo, ocurre así con la madera, el hierro fundido tan presente en cacerolas, la cerámica pintada a mano, etc.

El segundo mito que desmiente la OCU es que cuanto más detergente pongamos en el lavavajillas más limpios quedarán los platos. Según la organización, una dosis adecuada de detergente ayuda a aprovechar al máximo su potencial.

Tampoco es cierto que sea más eficaz lavar los platos a mano que en el lavavajillas. Según esta organización de consumidores, el lavavajillas garantiza una óptima acción desinfectante gracias a las temperaturas que alcanza, que rondan los 50-65°, mucho más que en el fregadero. Además, también ahorran más agua que con el lavado a mano.

Otra leyenda urbana relacionada con el lavavajillas es que el vinagre sustituye al abrillantador. De hecho, podría llegar a ser perjudicial y dañar tanto al electrodoméstico como a la vajilla. Y es que, aunque sea de uso cotidiano, el vinagre es un ácido.

Y, para terminar, es falso que sea necesario enjuagar los platos antes de introducirlos en el lavavajillas. únicamente es recomendable eliminar la comida sólida que haya restado en el plato. De cualquier otra manera, estaríamos invirtiendo recursos y tiempo innecesario en el prelavado.

Todas estas recomendaciones ayudan a evitar la avería de tu lavavajillas. Pero, si ocurre de todas maneras, contacta con A.E. Quality Service para su reparación.