Ahora que estamos a las puertas del invierno y las bajas temperaturas llegan, hemos diseñado este artículo para ayudarte. Lo cierto es que este año 2021 está pasando a la historia por registrar precios máximos en la energía. Pero si haces estos pequeños cambios en tus hábitos de consumo, puedes evitar que ello repercuta en tu factura.

Consejos para gastar menos en calefacción

  1. Purgar el aire a los radiadores es necesario al menos una vez al año, cada vez que comienza el invierno, ya que suelen acumular pequeñas burbujas de aire que impiden el paso del calor y, por tanto, pierden eficacia al calentar.
  2. Haz una revisión de tu caldera por parte de profesionales. Un buen mantenimiento permitirá que tu caldera funcione con el máximo rendimiento y evitará que se produzcan problemas importantes en el futuro. Si quieres evitar sorpresas indeseables, por lo menos debes realizarla una vez al año.
  3. No calientes las habitaciones vacías. Para no derrochar en consumo cierra la llave de los radiadores de las habitaciones que no utilices, si no lo haces aumentarás tu gasto de forma innecesaria.
  4. No tapes los radiadores. Colocar un mueble demasiado cerca o poner ropa húmeda encima para que se seque más rápido no es recomendable si queremos sacar el máximo partido a nuestra calefacción. El consumo aumentará y también lo hará la factura.
  5. Cuidado con los grados. Los incrementos bruscos de temperatura provocan un gasto extra. Desde el IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), informan que la temperatura con la que estamos más a gusto en nuestra vida diaria oscila entre los 19 y los 21 grados centígrados. Para dormir, la temperatura recomendada va de los 15 a los 17 grados.
  6. Regula el encendido mediante un programa. Si solo estás en casa unas horas al día, no es rentable dejar la calefacción encendida, aunque sea a baja temperatura. Es mejor programar su encendido una hora antes de que llegues a casa, así estará caliente sin gastar de más. Instala un termostato si no lo tienes.
  7. Apaga la calefacción por la noche. Salvo en casos de frío extremo, no es necesario mantener la calefacción por la noche y nos permitirá reducir el gasto de forma considerable.
  8. Revisa el aislamiento. Entre el 25 y el 30% de las necesidades de calefacción de un hogar se deben a pérdidas de calor que se originan en las ventanas, según los datos del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).
  9. Valora la posibilidad de cambiar tu caldera por una más eficiente, como las de cogeneración. Aunque suponen una inversión mayor, la reducción del consumo y del importe en tu factura merecerá la pena a la larga.
  10. Por último, atiende las reparaciones necesarias lo antes posible. Los calentadores, calderas y termos eléctricos se estropean generalmente por fugas de agua, por la suciedad que produce la combustión y por deterioro. Las averías más frecuentes son fugas de agua o gas, problemas de encendido, averías en temporizadores y termostatos, calcificación de circuitos y tuberías, falta de presión (no sale agua caliente), problema en los desagües, etc.

El servicio técnico de AEQualityService está a tu disposición para atender tu solicitud, con amplia experiencia en las marcas líderes en calderas, termos y calentadores.